La música en Montalbán

En esta página vamos a hacer un pequeño recorrido para conocer mejor la historia musical de Montalbán.
Años atrás coexistieron en el tiempo una Orquestina y una Banda. Se conoce la existencia de una familia de gaiteros, "Los Cataplines", un poco más adelante una rondalla.

"Los Cataplines", gaiteros de Montalbán 
No existen muchos datos, dado lo alejado de la época, aunque aparece una reseña en la prensa zaragozana en la que se habla de "un gaitero venido de Montalbán" refiriéndose a las fiestas de Estercuel.
La tradición oral ha perpetuado el recuerdo de una importante saga de gaiteros (tres generaciones) que recorrieron con sus instrumentos la comarca de Montalbán (Teruel).
Primera generación: Pedro Gracia
El primer "Cataplines", Pedro Gracia Larrea (1852-1938), tío Cataplines, el Viejo, aunque era natural de Nueros se empadronó más tarde en Montalbán con otros hermanos de su familia. Fue el primero de una saga que no se perdería hasta una tercera generación que, como consecuencia de la modernidad, dejaría aparcado el instrumento del abuelo. Su familia todavía conserva, en perfecto estado, la gaita que utilizaba; es un instrumento bien construido, aparentemente de madera de ébano, con refuerzos de plata en ambos extremos, una sólida funda de cuero la ha protegido del paso del tiempo.
Del tío Cataplines, el viejo, recuerdan vagamente que tocaba de oído y que nunca llegó a aprender música. Al tambor le acompañaba Mariano Coma Milián "El Salmerón". Más adelante sería su propio hijo, Valentín Gracia Coma quien le acompañaría.

Segunda generación: Valentín y Manuel Gracia
A la muerte de Pedro tomó el relevo su hijo Manuel Gracia Coma (1869-1946) que aprendió de su padre a tocar la gaita de oído. De él se conserva otra gaita idéntica a la del padre aunque de otra madera de tono rojizo. Todo hace pensar que ambos gaiteros, padre e hijo, llegaron a tocar juntos en alguna ocasión. Junto con el instrumento se conservan también algunas pitas, algunas de ellas en proceso de construcción, por lo que se puede observar la técnica que empleaban. Las lengüetas son obra de este segundo cataplines.
Manuel siempre estuvo acompañado al tambor por su hermano Valentín (1892-1949) que ya había tocado antes con su padre. De esta segunda generación se conoce algo más que de la primera. Todas las piezas que tocaban las habían aprendido de su padre, con alguna nueva incorporación.
Recorrían las localidades de alrededor; si el lugar estaba un poco lejos venían a buscarlos con los machos o caballerías, pero conocían muy bien los atajos que eran mucho más rápidos que los caminos. No ganaban mucho dinero, pero sí que después de la actuación les invatan a comer en las casas de los pueblos donde iban a tocar.
Tocaban de todo: pasacalles, valses, pasodobles, tangos, y el famoso pasatrés de Montalbán.
La tercera generación: Manuel Gracia (1907-1970)
foto
De izquierda a derecha: Manuel Gracia "tío Cataplines", el profesor de clarinete "tío Jabonero" y con el tambor el "tío Matías"
Es el último Cataplines, Manuel Gracia Milián. Tocó la dulzaina sólo de chico, enseñado por su padre y también de oído, pero todo esto antes de la guerra. Con 16 ó 17 años se fue a Zaragoza y aprendió a tocar el clarinete.
Durante la guerra se metió en la banda de música y aprendió solfeo y música. Llegó a tocar diversos instrumentos, esto le sirvió para dar posteriormente cursos en su propia casa. Uno de sus alumnos fue Alfredo Armengod (padre del famoso Armengod de TV).
Manuel, a raíz de su evolución musical abandonó el instrumento del abuelo sustituyéndolo por el clarinete y el saxo. Según cuentan, transcribió todas las piezas que recordaba de su padre y a las que concedía gran valor. La mala fortuna hizo que las partituras se perdieran en una inundación.
Su formación como músico le llevó a enseñar a gente del pueblo música y crear una orquesta, la Orquestina "La Concha", que tenía mucho prestigio.
Con este último Cataplines se acaba la saga de músicos que pasa de padres a hijos. O quizá no... Desde el año 2002 Sonia Bielsa, nieta de Manuel, está aprendiendo a tocar la dulzaina en la "Escuela Popular de Música" de Zaragoza.
carnet
Manuel con su mujer Patrocinio
El pasatrés
El pasatrés se bailaba por parejas, todos unidos en fila, cantando por las calles: subida a la iglesia, rieras... y por todos los lados, aunque como uno se cayese iban todos detrás de él. Es una canción que se baila como a saltos y todos unidos en grupos agarrados, los chicos cogiendo a las chicas de la cintura, y las chicas por el cuello a los chicos, recorriendo los sitios más dispares mientras sonaba la canción.
Al pasatrés de mi tío Juan Andrés
Al pasatrés, al pasatrés,
Al pasatrés de mi tío Juan Andrés
Al pasatrés de mi tío Juan Andrés.
A San Blas a Fuenferrada,
A Santa Águeda a Vivel
A Godos a Santa Elena
A bailar el pasatrés.
El día que más se bailaba el pasatrés era el "día de la abuela" de las fiestas del Ángel, o "día de la abuela de los mozos", es el siguiente lunes al fin de semana de estas fiestas. También se tocaba para las fiestas patronales, pero no con el ahínco que se ponía el "día de la abuela". Pues en esos días, cuando los gaiteros comenzaban a tocar el pasatrés, se dejaba lo que se estuviese haciendo y se ponían a bailar, pero no sólo un momento, se bailaba durante toda la mañana hasta la hora de comer.
Los gaiteros debían ser incombustibles; ellos eran además los que iban dirigiendo y juntando a más gente por todo el pueblo. Según cuentan "el Manuel sí que era un poco gaire", pues siempre les llevaba por los peores sitios, por el río, por los rastrojos, por el lavador (los que estaban lavando dejaban los cántaros allí abandonados), por las eras... Un día les llevó por debajo del puente de Lagarona, río abajo, para salir a la Rambla; aunque lo peor era cuando tenían que meterse por calles estrechas (recordemos que iban agarrados en grupo), entonces sí que tenían que hacer virguerías para no soltarse o caerse.
Este baile era exclusivo de mozos y mozas, los casados y casadas no participaban en el pasatrés. Lo bailaron tanto con dulzaina como con clarinete o con la misma orquesta que venía para las fiestas y que anunciaba que era la última pieza del baile.
Hoy en día esta tradición se ha perdido y la verdad es que las mozas y mozos estaban deseosos de que llegase ese momento, aunque aparentasen que lo hacían a regañadientes por tener que abandonar las faenas.
(Extraído de la revista Gaiteros de Aragón nº 13, Fernado Bravo,1999)
Orquestina "La Concha"
En la fila de abajo de la fotografía, a la derecha Santiago Valero, el componente más veterano de la Banda Municipal de Montalbán.
Santiago, con dieciséis años, tocaba el requinto en la orquestina "La Concha". Los componentes de esta agrupación eran:
Director: Manuel Gracia "El Cataplines". Saxo y clarinete
Batería: Benjamín Quílez
Bombardino: Aniceto Castellano
Saxofón alto: Félix Francos
Clarinete: Florencio Sancho "El Pancho"
Trombón de varas: Elías Castellano
Trompeta: Pascual Martín "El Polo"
Requinto: Santiago Valero
Esta orquestina tomó el nombre de La Concha porque fue creada para tocar piezas de concierto en el Bar del mismo nombre, entonces regentado por Pepe Vera. Corría el año 1948.
Por aquel entonces el bar era mucho más grande y abarcaba además el local que ahora ocupa IberCaja. Los domingos o días de fiesta, al salir de misa, tocaban en los locales del bar "La Concha" amenizando la hora del vermú.
También salían a tocar por los pueblos vecinos, sobre todo con ocasión de las fiestas patronales, como éstas solían coincidir en los meses de julio, agosto y septiembre, se les contrataba de un año para otro.
El cachet de la Orquestina era de veinte duros por persona y día.
musicos
Banda de música
En un principio se creó la Banda del Jabonero y posteriormente la Banda Municipal. Como curiosidad, ni en la Orquestina ni en la Banda había mujeres entre sus componentes. Sí las hubo en la rondalla.
Entre sus miembros se encontraban: Leopoldo Milián, Eulogio Milián, Faustino Bielsa, Aurelio, Mancurrico, Manolé, Polo...
En Montalbán, además de la Orquestina La Concha, coexistió en el tiempo una banda municipal compuesta por unos 33 músicos. El profesor se llamaba Don Mariano Serrano (de Cataluña) y además era sastre. Enseñó solfeo a los integrantes de la banda. De aquella antigua banda sólo queda uno  en vida, Faustino Bielsa, que toca el saxofón alto y al que todavía podemos escuchar en el buen tiempo interpretar pasodobles en el puente La Garona donde vive actualmente.
Dieron conciertos por todos los pueblos de alrededor y en Teruel (la Glorieta) tocaron muchas veces. Cuando se celebraba una boda iban a buscar a la novia a casa. Poco a poco los integrantes se tuvieron que marchar para buscar trabajo a las ciudades (Barcelona y Zaragoza) y la banda desapareció. Sus familiares nos han contado que aún recuerdan que las últimas actuaciones de las Fiestas Patronales no se las pagó el Ayuntamiento. Las novias y mujeres no podían bailar en las Fiestas porque ellos estaban tocando y en aquellos tiempos... ya se sabe.
Los domingos y días festivos también se hacía baile en el local bajo del Casino. Entre las dos agrupaciones musicales (Orquestina y Banda) había rivalidad por tocar en el baile. La banda municipal tocaba dos domingos y la Orquestina tocaba 1 domingo. Más tarde el baile se trasladó a un local que había al lado del actual Bar Avenida. El horario del baile era de 4 h. a 7 h. de la tarde.
procesion banda de montalban
En la procesión

leopoldo milian
Leopoldo Milián
banda antigua montalban
Preparados para tocar en el baile
Rondalla
La rondalla en 1949
La rondalla en 1970 (Fiestas Patronales)

No hay comentarios:

Publicar un comentario